preloder

Baralla – O Corgo

EL CAMINO

Saliendo de Baralla en dirección O Corgo, nos encontramos con la subida de la Mocha. Un puerto de tercera categoría por sus pendientes y uno de los últimos coletazos de las sierras antes de alcanzar las colinas del interior de Lugo. Superado este punto, las colinas, restos de las montañas de cámbrico, se sucederán acompañándonos durante nuestro viaje a Santiago.

Tanto el río Neira, que ya hemos dejado taras, como el río Chamoso, son afluentes del Miño que pasa al sur de este concello. El camino discurrirá a través de un bosque atlántico, combinado con las praderías que custodian el camino. A lo lejos se puede percibir el ambiente urbanita, indicación de que Lugo ya se encuentra próximo

 

 

 

QUE VER

 

A 14 kilómetros de Lugo existe un rincón cuajado de naturaleza y monumentos. O Corgo. Su bellísimo paisaje atlántico se caracteriza por una vegetación color esmeralda que reina por todas partes con su atrapante olor a tierra mojada. También los ríos trazan con su fuerza el carácter de la localidad. De todos ellos, gobierna el Miño que fluye en tonos entre dorados y mentas con potencia y sutilidad. Uno de los abundantes afluentes que acuden a él es el río Chamoso. Y en sus orillas se encuentra uno de los recursos más hermosos y visitados de O Corgo: una simpar playa fluvial que mezcla la suave arena blanca con el verdor de la hierba. En su centro, un islote al que acceder por puentes de madera. Pero O Corgo brilla igualmente por sus cuantiosos monumentos que se pueden clasificar en pazos, iglesias, tumbas medievales (como la de Santa Marina de la parroquia de Cabreiros o las de San Cristóbal de Chamoso), cruceiros, casas señoriales, puentes y castros (prácticamente uno por parroquia, como el de Eirexe, el de Castrillón, el de Croacia en Chamoso,  el de la ciudad de Farnadeiros y el de Ramil de Nava en Laxosa). Entre los pazos, destaca el de O Corgo, en la parroquia de San Xoán, caracterizado por su forma de cubo y su techo a cuatro aguas; en su centro, un hermoso patio y en su puerta, un radiante escudo en relieve.

En lo referente a iglesias podemos citar que prácticamente todas son románicas, pertenecen al siglo XIII. De entre ellas la más llamativa es la iglesia de San Salvador de Castrillón por asemejarse a una casita en medio de un bosque de robles.De esntre las casas señoriales que pueblan O Cargo destacamos la de San Pedro de Farnadeiros por los peculiares dibujos de su escudo en piedra (un caldero, tres peces, una corona y sobre ellos, una M). Y nuestro camino por O Cargo nos encontraremos con tres de los puentes más representativos de Lugo, el de Neira, del siglo XIV, con sus cuatro arcos de más de 10 metros de altura; el medieval de los Gallineros, y el de Coop, en el río Chamoso, de posible origen romano.

MAPA DEL TRAMO