preloder

Herrerías – As Nogais

EL CAMINO

Sin llegar a subir al Cebreiro, la etapa entre el Valcárcel y As Nogais, se hace de ser la más dura del camino en sus primeros kilómetros. Llegados a Piedrafita, comienza un descenso por la sierra que bien podria describirse entre tranquilo y relajado.

Los bosques de castaños que custodian el camino, durante la época estival, tintan de un verde intenso y fresco el camino en su mayor parte. Con la llegada del otoño, el verdor decaerá en un amplio abanico de colores para luego, dejar al desnudo las siluetas altivas de los castaños y los robles que flanquean el camino.

QUE VER

Este tramo se corresponde exactamente con el Camino Real de Acceso a Galicia construido en 1765 por el ingeniero francés Carlos Lemaur por orden del Rey Carlos III. Se encuentra en un estado igual que en el siglo XVIII con un pavimento duro de tierra pisada con grava, percibiéndose en ciertos puntos el firme original tipo Macadam. También podemos observar todos los elementos característicos de este tipo de caminos reales como su ancho de 7 metros, las tajeas laterales y los puentes, auténticas obras de ingeniería.

El camino presenta un suave descenso constante hasta la villa de As Nogais a través de un paisaje montañoso de excepcional belleza, donde tan solo los pueblos de Casas da Serra y Doncos rompen esta soledad caminera.

De hecho, Doncos merece una parada para visitar su iglesia del siglo XVI, su magnífico palacio de fines del XIX, o el espectacular castillo medieval de Doncos que precisamente tenía la función de vigilar todos estos caminos  medievales.

Justo antes de llegar a As Nogais dejamos a nuestra izquierda el llamado Mesón Vello que, como su nombre indica, funcionó como posada del Camino desde 1691. Consta de dos pisos. El inferior más alto y corrido con sendas puertas en ambos extremos para la entrada y salida respectivamente de las caballerías y carruajes. En el superior se utilizaba como lugar de alojamiento de huéspedes en habitaciones compartidas.

MAPA DEL TRAMO